martes, 12 de mayo de 2009

Origen y Evolución del Balonmano

Para establecer los orígenes del balonmano, los investigadores tratan de buscar similitudes y puntos de contacto con juegos propios de los griegos y de los romanos. Aunque a nadie escapa, no obstante, que la agilidad del hombre con sus manos pudo llevarle ya en las primeras civilizaciones conocidas a utilizarlas para sus juegos. Es una incongruencia afirmar que allí fue donde nació el balonmano. Pero en un punto están casi todos de acuerdo: el balonmano, tal y como se entiende ahora, es un deporte realmente muy joven, del primer cuarto de nuestro siglo.

En cualquier caso, también es cierto que en la antigua Grecia existió el "juego de urania" en el que se usaba el balón de medidas parecida a una manzana, que debía ser sostenido en el aire. En uno de los libros fundamentales de la literatura clásica, la Odisea, Homero habla de este juego y explica cómo dos de sus protagonistas lanzaban la pelota al aire en dirección a las nubes y la cogían saltando, antes de que sus pies volvieran a pisar el suelo. Algunas escenas de este tipo de diversión fueron halladas en la muralla de Atenas en 1926.

Posteriormente, también entre los romanos el médico Claudio Galeno había aconsejado a sus enfermos la práctica del "Harpaston", una modalidad que se realizaba con una pelota y con las manos. Aquello se producía alrededor de los años 150 a. de C. Mucho más adelante, ya en la Edad Media, el trovador Walter Von der Vogelwide describió asimismo el "juego de la pelota", que consistía en atrapar el balón en vuelo de una forma parecida a como se lo pasan ahora los jugadores de balonmano. Era practicado principalmente en la Corte y los trovadores lo bautizaron como el "Primer Juego de Verano". De todos modos, era una práctica deportiva no estructurada, sin ningún tipo de reglamento ni de normas.

Estos son los antecedentes básicos que sirvieron más tarde para la creación de un deporte llamado "handball", que se está practicando actualmente en más de 100 países del mundo entero, con alrededor de un cuarto de millón de equipos y más de 5 millones de jugadores.

Los orígenes modernos del balonmano datan de finales del siglo XIX, cuando se utilizaba como complemento para entrenar y preparar a los gimnastas. En 1982, un profesor de gimnástica, Konrad Koch, creó el "raffballspied", con características muy parecidas al actual balonmano. En este tiempo, en Checoslovaquia se practicaba en las escuelas un juego en el que cada equipo estaba formado por siete jugadores. Se denominaba "hazena" y su primer reglamento apareció en 1905.

Muchos historiadores aseguran que el origen del balonmano actual está en Alemania. Pero buscando datos concretos nos encontramos con varias versiones, con importantes puntos de discrepancia. En cualquier caso, parece claro que el año 1848, en un instituto de enseñanza media de Dinamarca, un profesor de gimnasia, Holger Nielsen, ideó un deporte al que llamó "haandbold", dándole unas reglas y un sistema de juego. Se trataba de meter goles en una portería, de una manera semejante al fútbol, pero manejando el balón con las manos. Pocos años después este deporte era introducido en Suecia, en Karlskrona concretamente, a través de G. Wallstrom. Era el año 1910.

Más inverosímil parece la versión sudamericana, según la cual el profesor uruguayo de gimnasia Antonio Valera realizó en 1914 una mezcla de baloncesto, rugby y fútbol, que se practicó en algunas zonas de la costa argentina y del que se realizó un primer encuentro oficial en el estadio de Montevideo en 1916. Este extraño juego fue visto, según la misma versión, por unos marineros alemanes que se interesaron por él y al concluir la guerra lo trasladaron a Alemania, donde acabaría de pulirse hasta convertirse en el balonmano actual.

De todos modos todo apunta a un profesor berlinés de educación física, Max Heiser, a quien se reconoce como el verdadero y legítimo "padre" de esta modalidad deportiva. Los historiadores alemanes aseguran que Heiser se inspiró en algunos deportes que ya se practicaban como el "raffbold", el "volkerball" y el "koreball", para la creación de uno nuevo: el "torball". Se jugaba en una sala o al aire libre (concretamente el jugaba con sus alumnas en una de las principales avenidas de Berlín), sobre un terreno de 40 m por 20 y se utilizaba una pelota medicinal o una de fútbol. Con la pelota en la mano no se podía correr más de tres segundos; la zona estaba ubicada a 4 m y la portería medía 2.50 por 2 m.

Heiser ideó este juego para ocupar los ratos libres de las trabajadoras de la empresa Siemens.
Consecuentemente, los agarrones y la lucha cuerpo a cuerpo no estaban permitidos. Las reglas no eran, con todo, excesivamente claras y, aunque llegó a tener un buen número de practicantes, acabó muriendo poco tiempo después. Pero el "torball" dejó su semilla. El invento de Heiden en 1915 fue recogido unos años después por el profesor alemán Carl Schelenz y sirvió como base de lo que llamó "handbold". La aportación de Schelenz, después entrenador de Alemania, Austria y Suiza, fue decisiva porque estableció unas normas, modificó las anteriores y llevó el juego a los campos de fútbol con unas reglas idénticas a las de éste con la diferencia de que se jugaba con las manos.

Entre lo más destacado estaba el hecho de que el nuevo deporte debía jugarse con 11 componentes y que la zona se desplazó a los 11 m. Las porterías eran idénticas a las de fútbol. Se introdujo también el "dribling" y la lucha por la posesión del balón, lo que ofreció más espectáculo y dinamismo.

El nuevo juego había sido diseñado también para que lo practicaran los hombres. Y tal vez por ello encontró más apoyos para su desarrollo futuro. El mismo secretario general de la Asociación Internacional de Fútbol en 1912, el alemán Hirschmann, se esforzó en desarrollar el balonmano. En sus inicios quedó inscrito en la Federación Internacional de Atletismo. Schelenz dio a conocer el balonmano en Europa en 1919. Un año después, Carl Diem, director de la Escuela Alemana de Educación Física y presidente de la Liga de Atletismo de Brandedurg, dio oficialidad en su país a este deporte y lo introdujo en la Armada, con lo que pronto adquirió un gran desarrollo en Alemania.

Después de aquello todo fue muy rápido. En 1926 el congreso de la Federación Internacional de Atletismo Amateur, reunido en la Haya, nombró una comisión encargada de establecer un reglamento claro y conciso. El 11 de agosto de 1927, en Amsterdan, el comité de balonmano admitió de forma oficial, el reglamento que se estaba utilizando en Alemania para este deporte que seguía practicándose con 11 jugadores. En la 25 sesión del Comité Olímpico Internacional, Mónaco 1927, se dio otro paso muy importante cuando se solicitó por primera vez la inclusión en el programa olímpico.

http://www.hand-ball.org/es/historia/historia_origen_y_evolucion_del_balonmano.php

1 comentario: